Cofradía del Santísimo Cristo de la Caridad

Murcia

Pasos

 

 PASOS DE LA COFRADIA:

La Oración en el Huerto: Data de 1996
Escultor: Arturo Serra Gómez (1996)
Tronista: Hermanos. Noguera Pastor - Peso del paso: 1051 kilos
Cabos de Andas: Manuel Martínez Espinosa, José Manuel Martínez Castillo y Victor Martínez Castillo
Camarera: Antonia Castillo Jiménez
Nº estantes que lo portan: 28
Estandarte: Talleres Maruja Sellés

La Flagelación: Data de 1998 (sustituidas imágenes en 2007)
Escultor: José Hernández Navarro (2007)
Tronista: Hermanos Noguera Pastor - Peso del paso: 1104 kilos
Cabos de Andas: Juan Carlos Cruz Soler y Jesús Gracia Nicolás
Camareros: Los estantes del paso
Nº estantes que lo portan: 28
Estandarte: MªDolores Cano García y Remedios Cánovas Sánchez

La Coronación de Espinas: Data de 1997 (sustituidas imágenes en 2009-2013)
Escultor: José Hernández Navarro (2009-2013)
Tronista: José Lorente Sánchez-Jacinto Lorente Bernabé (1997)  Reformado y restaurado trono (2007 y 2015) Manuel Angel Lorente Montoya - Peso del paso: 824 kilos
Cabos de Andas: Antonio Munuera Alemán
Camarera: Mª del Carmen Mompeán Solano y Verónica García Nicolás
Nº estantes que lo portan: 28
Estandarte: Talleres Maruja Sellés

Nuestro Padre Jesús Camino del Calvario: Data de 1999
Escultor: Manuel Ardil Pagán (1999) (puesta en valor Pedro José Arrue de Mora 2006)
Tronista: Juan Cascales Martínez - Peso del paso: 659 kilos
Cabos de Andas: José Pérez Muñoz y Antonio Francisco Espinosa Sánchez
Camareros: Los estantes del Paso
Nº estantes que lo portan: 26
Estandarte: MªDolores Cano García y Remedios Cánovas Sánchez

Santa Mujer Verónica: Data de 2003
Escultor: José Hernández Navarro (2003)
Tronista: Juan Cascales Martínez - Peso del paso: 626 kilos
Cabos de Andas: Rafael Marín González, José Andrés Serrano Gallego y Luis Alberto Marín González
Camareros: Los estantes del Paso
Nº estantes que lo portan: 26
Estandarte: Talleres Manuel Escudero Rodríguez

San Juan: Data de 2001 (sustituida imagen en 2013)
Escultor: Ramón Cuenca Santo (2013)
Tronista: Hermanos Noguera Pastor - Peso del paso: 974 kilos
Cabos de Andas: Antonio Montesinos Sánchez, Julio Hernández Pérez y Alfonso Valero Torrijos
Camareros: Los estantes del Paso
Nº estantes que lo portan: 26
Estandarte: MªDolores Cano García y Remedios Cánovas Sánchez

María Dolorosa: Data de 2003
Escultor: Francisco Salzillo y Alcaraz (1742)
Tronista: Manuel Angel Lorente Montoya (2003) - Peso del paso: 490 kilos
Cabos de Andas: David de Andrés Serrano y Angel Javier García Gómez
Camarera: Josefa Albarracín López
Nº estantes que lo portan: 24
Estandarte: Talleres Manuel Escudero Rodríguez

Santísimo Cristo de la Caridad: Data de 1993
Escultor: Rafael Roses Rivadavia (1994)
Tronista: Juan Cascales Martínez - Peso del paso: 648 kilos
Cabos de Andas: Manuel Lara Serrano y José Ant. Jiménez Bejarano
Camareros: Los estantes del Paso
Nº estantes que lo portan: 28
Estandarte: Talleres Maruja Sellés

Nuestra Señora del Rosario en sus misterios dolorosos. Data de 2013
Escultor: Ramón Cuenca Santo (2013)
Tronista: Manuel Angel Lorente Montoya (2013) y Juan Cascales Martínez (2003) Peso del paso: 529 kilos
Cabos de Andas: Antonio Munuera Alemán y Pedro Fernández Sánchez
Camareros: José Alberto Fernández Sánchez y Ester López Lorca
Nº estantes que lo portan: 26

Estandarte: Jesús Cosano Cejas (orfebre) Ramón Cuenca Santo (escultor) Santiago Rodríguez Lopez (Diseño)

--Imagen realizada en madera de cedro tallada y policromada al oleo. Ojos de vidrio de media esfera pintados artesanalmente y pestañas de cabello natural.

--Peana de Nuestra Señora del Rosario - Diseño de Santiago Rodríguez López (2012) con ejecución del tronista Manuel Angel Lorente Sánchez, realizada en madera tallada, grabada y dorada a la corla.

--Corona imperial repujada y plateada con traza de Santiago Rodríguez López debidas al taller de orfebrería "Piró" de Valencia (2013). Manto brocado en oro sobre tejido negro por el obrador de  Alvaro Moliner - Valencia.

--Tavoletta (Guión-Tabla) con cornucopia S.XIX (estrenada en 2013) y lienzo de la Virgen realizado por el artista murciano Santiago Rodríguez López (2014)

  ______________________________________________________________________________

Pendón Mayor y Pendón Menor de la Cofradía obra del taller de Rosario García Jimeno y del taller de MªDolores Cano García y Remedios Canovas Sánchez respectivamente.

1.- La Oración en el Huerto

Representa el momento en que Jesús está orando en el huerto de los olivos o de Getsemaní y es confortado por un Ángel. El conjunto está compuesto por dos imágenes, talladas en 1996 por el joven escultor murciano Don Arturo Serra Gómez. Claramente inspirado en el evangelio de San Lucas, la escena de la Oración en el Huerto se asemeja a la del maestro Salzillo tallada en 1754, y por los aspectos de ornamentación vegetal como una olivera y palmera en la que entre sus ramas se encuentra una nube plateada y el cáliz de la pasión, así como por la disposición de ambas esculturas; aunque por otra parte, existen considerables diferencias entre el Ángel de la Cofradía de Jesús y de la Caridad, ya que el de Salzillo acompaña a Cristo y señala el cáliz, y en Ángel de la Caridad sostiene y eleva a Cristo de su abatimiento.

Es una escena conmovedora por el misticismo del episodio de la pasión, y un reto para el escultor Arturo Serra, que aunque su composición debió ceñirse a la imposición por los cofrades de inspirarse en uno de los grupos más importantes de Francisco Salzillo, él supo abordar esta escena de una manera emotiva y resuelta, por lo que es admirado y respetado este paso con agrado.

Ángel

Está representado de pie sobre lo alto de un peñasco confortando a Cristo, al tiempo que lo sostiene con la mano derecha, mientras que con la izquierda intenta sujetarlo por la espalda dando impresión de elevarlo.

Su rostro es de belleza helénica con melena rubia ondulada, con una encarnación clara, y la túnica es de color ocre y el manto es azul turquesa, y estofado con motivos vegetales.

Su mirada dirigida hacia el Cáliz en la palmera parece indicar a Jesús su posición y consuelo. En pleno movimiento con las alas abiertas y desplegadas, se torsiona por el esfuerzo al elevar a Jesús, como así lo acredita la posición de su cuerpo.

Mide 1’55 x 1’42 metros, tallado en madera, policromado y estofado.

Jesús

Cristo es una escultura de vestir, en madera policromada, y cuyas dimensiones son de 1’15 x 0’70 metros. Es acertada la escultura de Cristo en la anatomía de su cabeza, manos y pies.

Desplomado y abatido por el dolor de la inminente Pasión, Jesús parece presentarse dispuesto al abrazo místico del Padre. Arrodillado y con uno de los brazos extendidos gracias a la ayuda del ángel que le mantiene, mientras el otro se desploma como todo el cuerpo del Mesías. Su faz es angustiada mientras mira el cáliz con gesto de aceptación, y muestra una vulnerabilidad conmovedora.

Cristo lleva sobre su testa una potencia en plata y va vestido con una túnica de terciopelo de color corinto, como el color de la Cofradía, laboriosamente bordada en oro en la pechera y bocamangas, con cuatro atributos de la pasión en ambas zonas, dónde se presentan los clavos de Cristo en el pecho en su parte superior izquierda, y la columna de la flagelación con corona de espinas en la derecha, mientras que en las bocamangas de la derecha muestra el cáliz, y en las de la izquierda la caña. Un cordón en oro se ciñe a su cintura, y una camisa blanca de puntillas barroca sobresale de su túnica. La autora de la túnica fue Dª Maruja Selles. Este año 2013 con motivo del XX aniversario sus camareros la familia Martínez Castillo le ha regalado una nueva túnica de brocado valenciano de color morado y que ha sido realizada por Dª Rosario García Jimeno.

Tanto Cristo como el Ángel guardan el mismo nivel, no cediendo protagonismo alguno.

TRONO

Este trono es obra de los hermanos tallistas de la población de Espinardo,  Noguera Pastor en el año 1996, con unas dimensiones de 1’99 x 3’80 metros. Compuesto por dos peanas, una de varas con motivos de talla, y una segunda tarima de planta en forma rectangular, se enmarca el pan de castilla  en unas molduras, y motivos floreales escoltando cuatro escudos con volutas, distribuidos, en la parte delantera y trasera con el escudo de la Cofradía, y la tarima derecha e izquierda con las iniciales de JHS. El paso es portado a hombros por 28 nazarenos-estantes; y tiene un peso de 1051 kilos.

 2.- La Flagelación

 
Este paso es uno de los misterios dolorosos que desfila en segundo lugar en el cortejo penitencial de los corintos. El grupo está integrado por Jesús y un sayón, llevados a cabo por el murciano Hernández Navarro en 2007.

Escenifica el momento en que un soldado romano está cortando con un cuchillo las cuerdas que sujetaban a Cristo durante la flagelación, mientras que Jesucristo se desploma y está cayendo al suelo ante el sufrimiento padecido.

Jesús

Se nos presenta la imagen del Salvador extenuado por el dolor tras el cruel episodio de la Flagelación. Su rostro es de gran belleza y serenidad digna de todos los elogios; el cuerpo parece gravitar el momento del desplome y caer al suelo, sobre todo la disposición por el brazo y pierna derecha.

La imagen esta tallada en madera policromada y sus medidas son: 1’82 x 1’12 metros policromada sin brillo con tonos planos, ocres y sin brillo.

Soldado romano

Vestido a la época romana y calzando botines de cuero, está este personaje en actitud de cortar con un cuchillo la cuerda que sujeta la muñeca izquierda de Jesús. Su faz detona un estado de cansancio debido al esfuerzo de haber flagelado a Cristo. El cuerpo del soldado se presenta bien dotado en su anatomía y en su tamaño natural en madera policromada, sus medidas 1’78 x 0’85 metros.

TRONO

Es de estilo barroco murciano, con unas medidas de 1’90 x 3’90 metros, formado por dos tarimas, una de varas con motivos de talla, y una segunda artística en forma rectangular, con fragmentos de talla enmarcando el pan de castilla y escoltando cuatro escudos con volutas, distribuidos en la parte delantera y trasera, el escudo Cofradía de la Caridad; y en la tarima izquierda y derecha las siglas de JHS.

El trono está dorado en  plata corlada y es obra de los hermanos Noguera Pastor en 1998. Los cuatro candelabros de luz con cera, obra del orfebre Orovio de la Torre, se estrenaron en el mismo año.  

3.- Coronación de Espinas

Este es el tercer misterio doloroso del Santo Rosario, y fue llevado a cabo por el escultor Hernández Navarro para los hermanos corintos el Sábado de Pasión, 4 de Abril de 2009 en sustitución del anterior grupo del artista Ardil Pagan de 1997.

El cruel episodio de la Coronación de Espinas es narrado por tres de los cuatro evangelistas, San Juan, San Lucas y San Mateo, siendo éste último el que hace la narración más extensa. Jesús tiene que soportar una vez el ultraje y humillación de los romanos. El Evangelista San Mateo escribe “Lo desnudaron y le pusieron un manto de color púrpura, trenzaron una corona de espinas, se la ciñeron a la cabeza y le pusieron una caña en la mano derecha. Y, doblando ante la rodilla, se burlaban, diciéndole: ¡Salve, rey de los judíos¡. Igualmente, San Juan solamente hace una pequeña alusión en el capítulo 19, 2-4. Y los soldados le tejieron una corona de espinas, se la pusieron en la cabeza, y lo vistieron con un manto de púrpura y acercándole a El le decían ¡Salve el Rey de los Judíos¡ y le daban bofetadas.

La idea de la coronación de espinas tuvo sus antecedentes en el simulacro de Carabas, infeliz que fue paseado por la ciudad vestido de rey de Alejandría para así ridiculizar a Herodes Agrippa I. Reinach opina que no se trataba de Carabas sino de Barrabas. También existe la idea, de que pudo coronarse a Jesús debido a que fue de algún soldado de la guardia hubiera estado en Mesopotamia. En este tipo de fiestas se elegía a un condenado a muerte, se le vestía de rey, convivía y después de dos o tres días, le colocaban atributos y lo azotaban e incluso lo ahorcaban.

En las regiones romanas, en las fiestas de los Saturnales, se elegía a un soldado como rey Saturno y, después de una bacanal, era ejecutado.

Entre los romanos era habitual se conocía bien el hecho de ser coronado. Se coronaban a los dioses, a los emperadores, a los poetas y los atletas. La corona, ya fuera de encina, de mirto o de ciruelo, ceñía la frente de los esposos y adornaba la tumba de los muertos de los seres queridos. Asimismo era la corona un atributo religioso, por lo que sacerdotes, vestales, augures, víctimas y cálices, se adornaban con ella.

Evidentemente en el caso de Jesucristo, sustituyeron la corona de laurel, por una de grandes y agudos pinchos, por ser declarado culpable al auto proclamarse "Rey de los Judíos"

Representa el momento en que Cristo está de pié siendo coronado por un esbirro romano, y segundo sayón tirado en el suelo se moja del Redentor actitud burlesca y señala la acción.

Cristo

Está de pié, majestuoso y sujetando la caña con la mano diestra y la siniestra amarrada todavía agarrada la cuerda de la Flagelación. Su cabeza cabizbaja, mientras que su cabellera ondulada reposa sobre su torso, su rostro pálido y con gran serenidad. La escultura del Mesías esta desnudo, solamente posee un paño de pureza de color blanco, que se le anuda junto a su cadera izquierda. Cuelga de su espalda el manto rojo que simboliza el martirio y presenta distintas heridas y hemorragias producidas por el proceso de la flagelación pero de forma más diluida. Las medidas de Jesus son 1´85 x 0´80 x 0´50 metros.

Esbirro coronando

En la parte trasera de Jesús, está un romano en actitud de coronar a Jesús. De rostro enfurecido cierra la boca para demostrar su fuerza en la acción de depositar la corona sobre la cabeza de Jesús. Va vestido con una coraza metálica y guantes para evitar hacerse daño cuando agarra la corona de espinas, es una obra de gran originalidad. Mide 1’84 x 0’70  metros.

Sayón de la caña

Está ubicado a la derecha del Mesías, tumbado en el suelo con la pierna semidoblada y con la derecha que cae sobre la tarima del trono. Sonriente y la mano izquierda indicando al espectador el hecho cruel y la burla de la coronación de espinas. Debemos de destacar la torsión del verdugo y la caja torácica como queda magistralmente señalizada y los mechones de su cabello. Las medidas del esbirro son 1’60 x 1  metros.

Soldado romano

En el año 2013, con motivo del XX aniversario de la cofradía, se culminó el proyecto inicial del Paso de Misterio con la incorporación de un soldado romano de extraordinaria talla. En actitud piadosa, mira y observa sujetando la capa de la túnica de Cristo con la mano derecha y en la mano izquierda sujeta una lanza, en la cabeza porta un casco del que sale gran plumaje de color rojo corinto. El nuevo soldado, es completamente novedoso en la estética del escultor de los Ramos. Esta obra no ha sido previamente sacada de puntos y de un molde previo, sino trabajo directo de gubia del autor. Del cedro y de forma directa el escultor ha ido dandole vida a la imagen utilizando como modelo a un carpintero de su entorno. La obra es de un realismo que impresiona y sin duda nos encontramos ante una de las mejores figuras salidas de las manos del escultor. Agradecer la colaboración del Senado Romano de Cartagena en la figura de su presidente, al prestarnos el traje del personaje festero mas popular de Cartagineses y Romanos, correspondiente a General Publio Cornelio Escipión en el que se ha basado el escultor en la realización de la indumentaria y coraza.  

TRONO

El trono es obra del tallista murciano José Lorente Sánchez, artista de una finura en su tallado excepcional pero ya fallecido tristemente. Está realizado en madera con plata a la corla, y tiene unas dimensiones de 1’90 x 3’40 metros.

Formado por dos tarimas, una de varas con motivos de molduras, y otra artística que tiene en el friso ramales de vegetativos de talla que configuran y escoltan los escudos, en la parte delantera y trasera el de la Cofradía, y en la tarima derecha e izquierda, las siglas de JHS.

Es portado por 28 nazarenos-estantes.

 4.- Nuestro Padre Jesús camino del Calvario

Es el cuarto paso que desfila en la procesión de la Caridad y unica obra que ha quedado en la cofradía del escultor cartagenero, desde que iniciara su trayectoria escultórica en la Cofradía, y cuarto del Santo Rosario en sus misterios dolorosos.

Existen distintas teorías respecto a como Jesucristo llevó la Cruz por la calle de la Amargura. Para algunos, Jesús llevó la Cruz entera, completa, tal como estamos acostumbrados a ver en las representaciones artísticas, siendo una de las más comunes.  Para otros, Cristo cargó sólo con el palo horizontal o patibulum. Las huellas de la Sábana Santa muestran unas señales en la pierna derecha, al parecer provocados por una atadura.

La Cruz entera pesaría unos cien kilos y el patíbulum solo unos cincuenta. Otros historiadores opinan que la cruz entera pesaría unos setenta kilos. El patíbulum tendría  170 centímetros de largo, y seria amarrado por un reo a los brazos y a los hombros.

La imagen mide 1’72 x 1 metros., y es de las denominadas de vestir. Agarra la cruz a cuestas sobre el hombro izquierdo, girando muy levemente su faz hacia la izquierda.

La escultura del Nazareno tiene como modelo fundamental a la escultura del Nazareno de Nuestro Padre Jesús, titular de la Cofradía de los moraos de esta capital, aunque no vuelve su rostro hacia el espectador como el giro de cuello del Nazareno de Aguilera.

Sus ojos melancólicos y arqueo de cejas que revelan su tristeza, y con la boca entreabierta denota su estado de cansancio, la nariz recta y ancha, los pómulos son marcados, y la barba rizada. Comienza su marcha con el pie izquierdo, agarra una cruz con cantoneras de metal dorado, y lleva pelo natural con corona de espinas dorada.

Viste con camisa blanca y túnica de color corinto, color identificativo de los hermanos de la Caridad. En el año 2007 se le realizaron trabajos de puesta en valor a la imagen y también una nueva túnica y nuevo pelo, por el artista valenciano Pedro José Arrúe de Mora. 

TRONO

Es obra de Juan Cascales Martínez, en el mismo año de 1999, de estilo barroco, y planta en forma de escocia con unas dimensiones de 2 x 3,50 x 0’55 metros. Está compuesto por tres tarimas, una primera de varas, otra donde se distribuyen cuatro escudos enmarcados en pan de castilla, que están distribuidos, en el frontal delantero y trasero, el escudo de la Cofradía y en la tarima derecha e izquierda se ubica el escudo de Jesús, con las siglas de JHS. En las esquinas podemos apreciar tallas de motivos fantasiosos. La última tarima tiene forma de escocia, y es donde se sitúa la imagen del Nazareno. Lleva cuatro faroles con iluminación de cera, y es portado por 26 nazarenos estantes.

 5.- Santa Mujer Verónica

Realidad o leyenda, este bello personaje sobre el que nada aparece escrito en los Evangelios nos seduce por su bondad, piedad y valentía ante unos supuestos hechos en los que ella se acerca a Jesús camino del Calvario y apiadada por su desgracia, le limpia el rostro. Para algunos, esta mujer se llamaba Serapioa, para otros su nombre se deriva de Berenice, nombre de varia reinas de Egipto, y su cabellera da título a su constelación.

En griego la palabra pherenikos, significa triunfador. Algunos la identifican a la leyenda con la propia Marta o la mujer de Zaqueo. También, su nombre se puede derivar de Vera icona “verdadera imagen”. En cuánto al velo de la Santa se inscribe en la categoría de los iconos llamados “ajeiropoietos” es decir “no hechos por la mano del hombre”.

Sí es muy cierto y queda acreditado en la historia, que existía en la ciudad Santa de Jerusalén una asociación de dignas mujeres que ofrecían vino mirrado al reo de muerte. Sin embargo, en el Evangelio de San Marcos, se cita que Cristo no lo bebió: “Le dieron vino mirrado pero Él no lo tomó”. Así, quiso Cristo aceptar su muerte y no tomar este vino por anestésico, o como sedante, por no ser una muerte totalmente entregada, a pesar del gesto humano de estas mujeres.

La Verónica fue una mujer que se conmovió por los sufrimientos de Cristo y salió entre la multitud para enjugar la sangre y el sudor con su velo, quedando impresa la imagen de su Santa Faz en un tejido. Corresponde este pasaje a la sexta etapa del Vía Crucis. Casi siempre se representa a la Santa mostrando a los espectadores el velo con la imagen de Cristo.

Bien es cierto que las disputas sobre las imágenes que se agitó durante los S. VIII y IX, dieron un papel importantísimo tanto a las leyendas como al origen divino y legitimado de los personajes santos.

En concreto, está escultura que representa la Verónica es obra del escultor murciano José Hernández Navarro realizada en el año 2003, y representa a la santa presentando el paño donde queda impreso el rostro de Jesús. Tiene unas dimensiones de 1’70 x 0’65 x 0’84 centímetros, y el tamaño del paño oscila 0’88 x 0’45 metros, remarcando que es la primera vez en la Semana Santa de Murcia que se muestra el paño tallado y que se aprecia perfectamente la madera.

Su rostro es muy melancólico y pleno de emoción dónde se aprecian algunas lágrimas que caen por sus mejillas. Vestida con una túnica hebrea de color azul con botonera cerrada, se ajusta a la cintura por un cíngulo marrón, y lleva un pañuelo hebreo sin policromar y apenas barnizado, dejando entrever sus cabellos de color moreno, y calzado semejando a la piel. La totalidad de la imagen marca texturas distintas, con una precisión y calidad artística apreciables, siendo novedosas y exquisitas a la vez.

Original es también la disposición de las manos de esta mujer al prender el paño en relación a otras imágenes de similar iconografía. Ésta, en concreto, sujeta a la altura del corazón una de las puntas del paño para caer en diagonal y prenderlo a la derecha a la altura de la cadera, mostrando perfectamente la apreciación de un tejido perfectamente definido y ligero, y el rostro de Jesús con sentido primordial de la escena, cuyo pincelada primorosa al óleo la realiza el propio artista.

Desfila en la procesión en quinto lugar, y es el último paso incorporado a la Cofradía de la Caridad junto a María Dolorosa, después de haber completado todos los Misterios Dolorosos. La imagen lleva en su peana un relicario que contiene una piedra procedente de la gruta de Lourdes, como insignia y referencia a la cantidad de miembros de este paso que pertenecen a la Hospitalidad de Lourdes, en la ciudad de Murcia.

TRONO

Es obra del tallista Juan Cascales Martínez, del partido de La Albatalía de Murcia. De estilo barroco, con unas medidas de 1’96 x 3 metros, y de planta escocia, se distribuye en tres tarimas; la de varas, otra artística en forma rectangular con molduras que enmarcan el pan de castilla, y escoltan a cuatro escudos con el anagrama de la institución nazarena; y la correspondiente a la peana de la imagen, se integra por cuatro candelabros con cera y siete tulipas con guardabrisas.

Es portado por llevado veintiséis nazarenos-estantes, y tiene un peso aproximado de 626 kilos.

 6.- San Juan Evangelista

   La escultura de San Juan fue la última obra del imaginero cartagenero Ardil Pagan para la Cofradía de la Caridad, tallada en 2001. En el año 2013 ha sido sustituida por otro San Juan, realizado por el escultor Ramón Cuenca Santo, en madera de cedro y dorada en oro fino y policromada al óleo. Los ojos son de vidrio de media esfera pintados artesanalmente y las pestañas de cabello natural.

   Presenta la efigie al Santo Apostol al pie de la Cruz una vez alcanzada la cima del Gólgota. San Juan se gira hacia el cuerpo inerte de Cristo que pende del madero ya atravesado por la lanza de Longinos. La gestualidad del rostro expresa dolor pero una mirada anhelante ante el descubrimiento del sacramento del Amor; en efecto, se revela la expresión máxima de la Caridad evidenciada por medio del Sacrificio. Si San Juan era durante la Cena el “polluaelo” recostado en el pecho de Cristo, prefiguración del tema del “pelícano inmolándose” magistralmente versionada por Salzillo en el paso de la Cena, aquí se nos muestra en su correspondiente giro eucarístico; como adorador del Cuerpo sacrificado del Maestro, consciente ya de la profundidad teológica de los acontecimientos sacramentales acaecidos en el Cenáculo.

   En esta idea subyacen planteamientos derivados de las estéticas renacentista y barroca pero abordados por el imaginero de un modo muy peculiar; en efecto, se trata de una actualización del tema de San Juan al pie de la Cruz al modo mediterráneo, de modo dinámico, sensual y vitalista. Así, se descubren matices propios de aquellas escuelas cuyas bases estilísticas volcaron su personalidad en el arte escultórico murciano: ecos genoveses, elegancia romana, tonalidades academicistas,... Ello lo singulariza de los prototipos anteriores de los que se aparta en un modelo concebido, con magistral intuición, hacia la contemplación casi eucarística de la Caridad evidenciada en el martirio de Cristo. Este giro, no exento de dramatismo, revela la formación intelectual de un artífice imbuido por el pensamiento teológico del cristianismo y abiertamente comprometido con el. Además, es acorde con la estética barroca dieciochesca que impera en la imaginería de las procesiones murcianas evidenciando su capacidad para ofrecer soluciones nuevas sin aniquilar la tradición iconográfica.

   Rasgo esencial de su personalidad  es el propio dinamismo de la imagen manifestado en una bellísima y elegante torsión anatómica que, pese a ello, revela una unidad sumamente naturalista y estudiada. San Juan recoge así toda la tensión del drama del Calvario e introduce, con su movimiento entorchado, al fiel hacia la figura preferente del Crucificado. Existe en su pose cierto compromiso con las soluciones místicas o de arrebato en las que se enarbola la proyección hacia un plano trascendente. Elemento descollante de la talla es, igualmente, el hedonismo fervoroso del rostro donde se resume la belleza espiritual y mística del “discípulo amado” que tanto arraigo ha tenido en la Historia del Arte universal: propicia de este modo la “delectatio” intelectualizada para la escultura Barroca por San Carlos Borromeo. Se rinde así homenaje singular a aquellas imágenes excelsas, etéreas, trabajadas por Salzillo y donde se recoge la particular visión de la manifestación pasionista local; fundada en un sentido salvífico de la belleza como muestra la luminosa y magnífica policromía de sus carnaciones.

   En suma, un epílogo en el que se asumen las señas de identidad icónicas de la ciudad aportando un nuevo compañero a la estela volátil del célebre Ángel, el propio San Juan o la candidez ingenua y magnífica del cortejo angelical de la Dolorosa (todos ellos de la murciana Cofradía de Jesús Nazareno); la demostración palpable de que para ser coherentes con la figura de Salzillo se puede prescindir de imitaciones serviles o reproducciones marcadamente manieristas.  

   El San Juan está expuesto al culto durante todo el año en la Iglesia de Santa Catalina, ubicado en la capilla de los hermanos corintos junto con la Santa Mujer Verónica y el titular de la cofradía.

TRONO

Fue tallado por los hermanos Noguera Pastor en el año 2001; en estilo barroco, con unas medidas de 1’96 x 3 metros, y de planta rectangular, se distribuye en tres tarimas; la de varas, otra artística con molduras y motivos vegetales que escoltan a los  cuatro escudos de la Cofradía, y en las esquinas cuatro águilas, que simbolizan al joven apóstol; y por último, la peana de la imagen.

Tiene el trono una capacidad de 26 nazarenos-estantes.

 7.- María Dolorosa

Es el último paso incorporado a la Cofradía en el año 2003, con el propósito de poder dar culto a María, decisión acertada que fue del agrado y aceptación de todos los amates de la Semana Santa. La única duda que se originó respecto a esta imagen en concreto, fue el hecho de que fuera de oratorio, ubicada en su capilla en la Iglesia de Santa Catalina, y sus dimensiones eran algo escasas, aunque la calidad y belleza de esta obra de Francisco Salzillo salvó todas las dudas.

Así, la puesta en escena en la noche de Sábado de Pasión y con el trono diseñado por Lorente Montoya, resultó impactante y todo un gran éxito.

La escultura es de tamaño menor que natural, con unas dimensiones que oscilan los 1’20 x 0’70 metros; totalmente tallada en madera, de excelente policromía y rica estofa.

Esta imagen de María Dolorosa es la primera creación iconográfica mariana sobre esta representación realizada por el escultor Francisco Salzillo en 1742. Con una clara influencia italianizante debida a su padre, Nicolás Salzillo y Gallo, la faz de María es bellísima, de una extraordinaria expresión de dolor, tocada la cabeza con un manto que desciende por su espalda en su color azul, estofado y floreado, que en disposición diagonal y con gran movimiento se lo recoge con su brazo derecho.

La encarnación y policromía clara es un primor, lleva una camisa de puntilla que asoma por su pecho y pañuelo blanco estampado que toca su cabeza bajo el manto, túnica encarnada ceñida por un cíngulo, y en ambas prendas lleva cenefas estofadas en oro.

Lleva una aureola de plata con doce estrellas y un puñal que le traspasa el corazón, que porta solamente durante la procesión.

Cabría mencionar que estuvo expuesta en la magna exposición desarrollada en Madrid sobre Francisco Salzillo, en la fundación Central Hispano en el año 1998, por su indiscutible calidad artística y también en la Exposición de Huellas realizada en nuestra diócesis. En la restauración llevada a cabo por el Centro de Restauración de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia, se halló en su interior un manuscrito que indicaba la datación de la obra (1742), quien la encargó, quien la costeó y donde fue situada, quedando claramente que tuve hermandad propia y gozó de gran predicamento en la feligresía de la entonces Parroquia de Santa Catalina de Alejandria de Murcia.

TRONO

Es obra de Manuel Ángel Lorente Montoya en el año de su estreno procesional de 2003; en estilo barroco y de composición rectangular, de 2 x 1’90 x 1’50 metros. El trono está tallado en madera de pino rojo de Suecia, dorado con plata corlada al agua, con partes en brillo y otras mates. Posee dos peanas, una primera de varas en forma rectangular, con arranque y terminación en moldura que abrazan motivos de talla en el centro, y un relieve de unos dos centímetros, y con peana superior en forma de escocia.

La peana artística lleva cuatro escudos de talla barroca con un relieve que alcanza los catorce centímetros, y en los que encontramos los escudos de la Cofradía y el de la propia Virgen, con pergaminos que arrancan de los costados de los citados escudos cruzando toda la escocia y terminando por descomponerse en tallas con un relieve.

Además, las cuatro esquinas sirven de unión de los laterales y tienen forma de volutas, desarrollándose hacia la parte superior del trono, repartiendo motivos de talla a los lados que terminan en un copete completamente hueco y formando un caparazón de talla exterior.

Al igual que todos los tronos de la Cofradía, va iluminado con cera, y es portado por 24 nazarenos-estantes teniendo un peso,aproximado, de 490 kilos.

 8.- Santísimo Cristo de la Caridad

Es el titular de la Cofradía de los hermanos corintos y obra del escultor murciano afincado en Barcelona Don Rafael Roses Rivadavia. Ejecutado en año 1993, desfiló en la primera procesión fundacional de 26 de marzo de 1994, recibiendo culto desde entonces en la capilla situada en el ala izquierda de la Iglesia de Reparación de Santa Catalina.

El Señor de la Caridad es de tamaño natural y tiene unas medidas de 1’60 x 0’73 x 1’18 metros, crucificado a una cruz plana con tablilla de madera y la inscripción de INRI “Jesús Nazareno, Rey de los Judíos”, en arameo, griego y latín.

El Cristo está clavado a la Cruz por tres clavos, uno en cada mano y un último clavo que taladra los dos pies. Completamente muerto, ladea la cabeza coronada de espinas hacia el lado derecho, de cuyo costado brota un río de sangre, y el paño de pureza queda recogido por un cordel. En un estilo diferente al habitual en la imaginería, la tendencia del autor es más contemporánea, de anatomía más diluida y sin tanta precisión, al igual que se refleja una encarnadura más rosada.

Debido a la baja altura de la puerta del templo de Santa Catalina, el paso del Señor de la Caridad sale a la calle de forma muy peculiar, con casi medio cuerpo de Cristo introducido en el trono, que parece emerger de las flores, para elevarlo más tarde una vez que se incorpora a la procesión.

TRONO
 
El trono es obra del tallista Juan Cascales Martínez, quién lo talló en el año 1994, desfilando el primer año fundacional sin dorar debido a la premura del tiempo, para ser dorado con posterioridad y acabado para la siguiente procesión.
 
Tiene unas dimensiones de 2’02 x 3’08 metros y está integrado por dos tarimas, una de varas y otra donde se recoge la riqueza de la obra artística con molduras y motivos de talla vegetales con cuatro escudos de la Cofradía de la Caridad.
 
Con una capacidad para 28 nazarenos-estantes.
 
  9.-Nuestra Señora del Rosario en sus Misterios Dolorosos
 
La imagen de Nuestra Señora del Rosario es una antigua advocación presente en el Templo de Santa Catalina desde, al menos, comienzos de siglo XVIII. La antigua efigie fue venerada en la cuarta capilla del lado de la Evangelio de esta iglesia (Fuentes y Ponte) siendo muestra del fuerte arraigo de esta devoción mariana en la ciudad y campo de Murcia al estar presente en gran número de iglesias de esta demarcación. Contó con Cofradía propia que la procesionaba en “rosario público” todos los primeros sábados de mes (Ibáñez García). Desaparecida la anterior efigie en 1936 no ha sido hasta 2013 cuando se ha recuperado su culto dentro de esta feligresía, debiéndose tal restauración a la Cofradía del Santísimo Cristo de la Caridad dentro de los actos de su XX Aniversario fundacional.
 

El tema iconográfico elegido altera la primitiva devoción “gloriosa” optando por una versión pasionista de Nuestra Señora del Rosario; el motivo se debe al culto que la citada institución mantiene desde sus orígenes a los cinco Misterios Dolorosos integrados dentro de esta devoción piadosa: Oración en el Huerto, Flagelación, Coronación de Espinas, Jesús Camino del Calvario y Crucificado. La imagen muestra a la Virgen recogida en el aposento del Cenáculo durante la jornada de Sábado Santo haciendo oración y “memoria piadosa” de los sucesos dramáticos acaecidos horas antes. Esta escena se recoge en distintas versiones piadosas presentes en Europa desde época medieval (López-Guadalupe Muñoz). El atuendo procesional responde a este carácter luctuoso correspondiendo a la vestimenta de “viuda castellana” que se difundió en los distintos reinos hispánicos durante el reinado de Felipe II.

A nivel artístico el trabajo de Ramón Cuenca Santo ha supuesto la consecución de una imagen de fuerte carácter levantino impregnada de la tradición imaginera que caracteriza las procesiones de la ciudad de Murcia; es decir, continuando el lenguaje estilístico propio de Francisco Salzillo que tanto protagonismo tiene en los cortejos del día de Viernes Santo. El estudio de estos precedentes se evidencia en la propia impronta italianista; gran movimiento compositivo, pese a su carácter arrodillado, y modelado suave, casi mórbido, que recuerda las texturas carnales trabajadas en mármol por Bernini. Las brillantes carnaciones refuerzan este aspecto y le otorgan una particular unción sacra: muestra de la religiosidad intimista de la que bebe su autor.

Tipológicamente, la imagen de Nuestra Señora del Rosario en sus Misterios Dolorosos parte de la tradicional iconografía de la Soledad hispánica configurada por el escultor Gaspar Becerra en 1565 que se veneró en el templo de los Mínimos de Madrid hasta su destrucción en 1936 (López-Guadalupe Muñoz). Sin embargo, la interpretación no resulta tan rígida como su prototipo planteando una versión original plena de expresividad y gestualidad vitalista. La belleza armoniosa de su rostro revela un tratamiento delicado y fino del trabajo escultórico; sensibilidad patente en la finura del modelado, el trabajo de la talla y la no menos vibrante policromía donde se percibe lo mejor de la herencia salzillesca. En definitiva, el joven artista consigue con esta pieza integrarse magistralmente en la nómina selecta de escultores que han trabajado este tema aportando a Murcia una interpretación única, un colofón artístico y devocional para su histórica Semana Santa.

 
Textos: Antonio Barceló López, Antonio José García Romero y José Alberto Fernández Sánchez (actualizado a fecha 15 de abril de 2016)
1205792 visitas